Seleccionar página

Refrescante y apetecible el Kiwi.

El kiwi es una de esas frutas tropicales y refrescantes que siempre resultan muy apetecibles: ya sea para desayunar, a media mañana, en la merienda por la tarde o como postre después del almuerzo o las cenas. Con un sabor dulce y una apariencia muy vistosa, la cual posee muchas propiedades beneficiosas para el organismo.

Originario de un valle de China y cultivado masivamente en Nueva Zelanda, el kiwi es una fruta sabrosa que puede estar ligeramente ácida si no está totalmente madura. Los kiwis crecen en racimos, en unas plantas trepadoras adaptadas a climas generalmente templados. El kiwi es una fruta muy asequible que puede encontrarse en los supermercados prácticamente en cualquier fecha del año y que se puede tomar de numerosas formas.

El nombre actual, por el que se conoce a la fruta en todo el planeta, fue idea de un distribuidor de alimentos en los Estados Unidos. Jack Turner vio que aquel fruto peludo y tosco por fuera, pero de interior bello podía ser un negocio y le buscó una denominación más atractiva.

Eligió «kiwi», término maorí para un pájaro pequeño, que no vuela, de pico curvo, cuerpo redondeado y traje de plumas finísimas, que guarda algún parecido con la fruta y al piar dice su nombre. El pájaro era el símbolo de Nueva Zelanda y su nombre designa hoy a la fruta y a los propios neozelandeses.

Propiedades del kiwi

Poco calórico , ofrece una cantidad y variedad sorprendente de nutrientes. Contiene cantidades notables de fibra soluble, que regula los niveles de colesterol, triglicéridos y azúcar en la sangre, e insoluble, que previene el estreñimiento.

Es además rico en ácido fólico, importante para prevenir la espina bífida durante el embarazo, así como para la formación de glóbulos rojos.

100 g cubren asimismo el 10% de las necesidades diarias de vitamina E, que refuerza el poder antioxidante de la vitamina C. También aporta un 10% de magnesio, esencial para los huesos, y es una de las pocas frutas que encierra en sus semillas omega 3, las grasas más sanas para el corazón y el cerebro.

Beneficios.

Reduce el estrés

Combate el estreñimiento

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad