Seleccionar página

Minerales  descubre como se lleva acabo el proceso en tu organismo.

Minerales – Son sustancias inorgánicas distribuidas ampliamente por la naturaleza y presentes también en los alimentos. Son componentes esenciales para el ser humano,  por ellos es necesario obtenerlos de alguna manera, sino somos capaces de sintetizarlos en nuestro organismo a partir de otros compuestos, entonces debemos tomarlos del exterior a través de la alimentación, con el objetivo de que nuestro organismo funcione correctamente.  El organismo necesita minerales para realizar diversas funciones vitales, como la formación de huesos o la producción de hormonas. Una dieta variada y equilibrada es la mejor forma de obtener estos nutrientes.

Función principal.

Los minerales poseen una función reguladora que contribuye al metabolismo de los macronutrientes como hidratos de carbono, proteínas y grasas. Asimismo forman parte de muchas moléculas como las vitaminas, aminoácidos, hormonas, células sanguíneas, entre otros. Los minerales no tienen función energética, por lo que no aportan ninguna caloría.

Tipos de minerales.

Macrominerales

Son aquellos que el organismo necesita en cantidades más grandes, como el calcio, fósforo, magnesio, potasio, azufre, cloro y sodio. Al contener el grupo más grande vemos que son necesarios o mejor dicho imprescindible, para que las funciones del organismo se desarrollen con normalidad.

La ausencia o cantidades bajas de algunos de estos tipos minerales se considera perjudicial para la salud. El sodio, el cloruro, el potasio y el azufre son también minerales mayores que se asocian para formar sales minerales, relevantes en nutrición como el cloruro de yodo. Daré una breve reseña de algunos macrominerales que tienen una función bastante importante en el organismo como:

  • Calcio: Uno de los responsables en la formación de los dientes y de los huesos, están presentes fundamentalmente en los lácteos y los derivados lácteos. Interviene en la integridad de los nervios y músculos, en la contracción cardíaca, es mediador entre enzimas y hormonas.  También podemos encontrar el calcio en hortalizas de hojas verdes, como el repollo, el brócoli, la col rizada, los nabos o la berza común, el salmón, las sardinas, frutos secos como las almendras o las semillas de girasol y legumbres secas, entre otros productos.
  • Magnesio: Este mineral se encuentra en los huesos y en los líquidos intracelulares, actúa como cofactor enzimático, en la transmisión neuro química. Se puede encontrar principalmente en vegetales, en frutas como el albaricoque o en frutos secos, uno de los grupos de alimentos que más magnesio contienen, entro otros como las legumbres, los cereales o el tofu son una gran fuente de magnesio.
  • El fósforo: Es otro de los macroelementos que participa en la formación de los dientes y los huesos junto con el calcio. Se puede obtener principalmente en productos proteícos como la carne y la leche. Otros alimentos que lo contiene son los cereales y el pan integral. Su función principal está relacionada con el buen funcionamiento de la glándula paratiroidea.
  • El potasio: Participa en la comunicación entre los nervios y los músculos. Principalmente puede obtenerse de verduras o frutas como las espinacas, uvas, moras, zanahorias, plátanos, patatas y naranjas.
  • El azufre: Participa en la síntesis del colágeno e interviene en el metabolismo de los lípidos, entre otras funciones. El queso, las legumbres, la cebolla, el ajo, los frutos secos, la carne roja y las legumbres son los alimentos que contienen este macromineral.
  • El cloro: Ayuda a mantener el equilibrio de los líquidos corporales. La principal fuente de la que lo obtiene el ser humano es de la sal de cocina y de verduras como las algas marinas o la lechuga. Los tomates, las aceitunas, el centeno y el apio son algunos de los alimentos que también contienen niveles altos de cloro.
  • Al igual que el potasio, el sodio: Ayuda en las funciones de los nervios y los músculos y junto con el cloro, trabajan en conjunto para el mantenimiento del equilibrio de los líquidos corporales. La mayor fuente de sodio es el cloruro de sodio, más conocido como sal común.

Oligoelementos

Son los minerales que el organismo sólo requiere en pequeñas cantidades. Los principales oligoelementos son: hierro, manganeso, cobre, selenio, yodo, cobalto, cinc y flúor. Tanto la falta de estos minerales, como su exceso pueden tener consecuencias muy graves para la salud.

  • Hierro: Participa en el transporte de oxígeno y su déficit puede provocar anemia. Se encuentra principalmente en la carne roja, las legumbres, el salmón, el atún, las frutas deshidratadas, los huevos, las ostras o los cereales, entre otros alimentos. Es importante recalcar que sólo un 10% del hierro consumido por los alimentos es absorbido y metabolizado por el cuerpo. El hierro es fundamental en el recambio de hemoglobina.
  • El manganeso: Es imprescindible para el buen funcionamiento del organismo. Las nueces, el té, las legumbres, las semillas, las verduras de hoja verde y los cereales integrales son la principal fuente natural de este oligoelemento.
  • La formación de los glóbulos rojos está vinculada con el cobre. Este mineral se puede obtener del marisco, las legumbres, las nueces, las patatas, las verduras de hoja verde y las frutas deshidratadas, entre otros.
  • El selenio: Participa en actividades como la reproducción y la regulación de la hormona tiroidea. Al igual que otros oligoelementos, está disponible en la carne, la leche y sus derivados, el pan, los cereales y el marisco.
  • El yodo: Participa en la producción de las hormonas tiroideas y ejerce un papel fundamental durante el embarazo. Las personas pueden obtenerlo de pescado como el atún, bacalao, marisco, lácteos, cereales, sal común y algunas frutas y vegetales.
  • El cobalto: Actúa para estimular y conseguir el buen funcionamiento de los glóbulos rojos. Se encuentra fundamentalmente en almejas, pescados, quesos, carne roja, en cereales integrales, en frutas como las peras, las cerezas, las legumbres y en frutos secos como las avellanas y las nueces, entre otros.
  • El zinc: Es uno de los oligoelementos que ayuda a que el sistema autoinmune funcione de forma adecuada. Se encuentra principalmente en la carne del cerdo, cordero, en legumbres, levadura y las nueces. Las frutas y las verduras no contienen tasas elevadas de este mineral.
  • El flúor: Interviene en la formación y en el fortalecimiento de los huesos y los dientes. Se encuentra en las aguas fluoradas, el té, el café, el pescado, el marisco y en vegetales como las espinacas o la col.

Otros minerales importantes para el cuerpo.

  • Manganeso. Participa de la activación de sistemas enzimáticos.
  • Molibdeno. Actúa como cofactor de sistemas enzimáticos.
  • Selenio. Actúa en conjunto con la vitamina E, son antioxidantes naturales.
  • Cobre. Ayuda a la formación de hemoglobina y glóbulos rojos.
  • Cromo. Actúa como factor de tolerancia a la glucosa.
  • Boro. Interviene en el metabolismo de los nutrientes

Veamos el comportamiento de los minerales en tu organismo.

Biodisponibilidad.

Consiste en la cantidad de nutrientes ingerido y disponible en el cuerpo, esto va depender de muchas cosas, pero la causa principal es el desequilibrio en la alimentación, causando así los excesos o carencias de este nutriente.

OJO CON ESTO ¡¡Puede ser una carambola!!  … La ingesta de un mineral puede influir en la absorción y el metabolismo de otros minerales. Por ejemplo, la presencia de una gran cantidad de zinc en la dieta, disminuye la absorción de hierro y cobre. Por otra parte, la presencia de vitaminas en una comida, aumenta la absorción de minerales. Por ejemplo, la vitamina C mejora la absorción de hierro y la vitamina D ayuda en la absorción de calcio, fósforo y magnesio. Una compensación o descompensación puede causar una desequilibrio en nuestro organismo.

Suplementación.

Lo primordial o lo ideal es que cada individuo debe ser llevar una dieta equilibrada para satisfacer sus necesidades de minerales, evitando al mismo tiempo las deficiencias y excesos o desequilibrios químicos. Pero  el  ignorar estos detalles, puede alterar alterar un poco este proceso, entonces para poder tener estos minerales de alguna forma, habrá que echar mano de los suplemento, en muchos de mis artículos he hablado sobre la importancia de los suplementos y los prejuicios que tienen algunas personas sobre ellos, por tanto no echemos cuenta de eso y si es necesario incluir algún suplemento adelante, siempre y cuando se hagan bajo una supervición médica.

La clave de toda buena alimentación consiste en el equilibrio. Los extremos son siempre malos, y en la alimentación no va ser la excepción, puede ser perjudicial para nuestro organismo. Una dieta equilibrada y variada, lejos de abusos o restricciones, permitirá el equilibrio de cantidad idóneas para el organismo. Esta son algunas recomendaciones que te da Medicina Natural y espero sean tomadas en cuenta. 

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad