Seleccionar página

El ajo una gran ayuda para nuestra nutrición.

El ajo puede ser nuestro mejor amigo y nuestro mejor médico, por esta misma razón forma parte esencial en la medicina natural. Hay muchos  estudio acerca del ajo, que demuestran un poder sanador en casi todas las enfermedades, debido  a la gran cantidad de propiedades que el contiene.

Beneficios que contiene el ajo entre ellos tenemos:

  • Contiene un compuesto llamado alicina, el cual tiene potentes propiedades medicinales: La mayoría de los efectos que aporta a la salud se deben a uno de los compuestos de azufre que se forma cuando se pica, machaca o se mastica un diente de ajo. Este compuesto es conocido como alicina y es el responsable del distintivo olor del ajo. La alicina entra en el cuerpo a través del aparato digestivo y viaja por todo el cuerpo, donde emplea sus potentes efectos biológicos.
  • Posee un alto valor nutritivo, y contiene muy pocas calorías.
  • Contiene Cantidades razonables de calcio, cobre, potasio, fósforo, hierro y vitamina B1.
  • Contiene antioxidantes que pueden ayudar a prevenir el Alzheimer y la demencia.
  • Mejora los niveles de colesterol, lo que puede disminuir el riesgo de enfermedades cardíacas.
  • Ayuda a combatir enfermedades, incluido el resfriado común: Un amplio estudio de 12 semanas reveló que los suplementos de ajo, en comparación con el placebo, reducían el número de resfriados en un 63%
  • Puede mejorar la salud ósea.
  • Los suplementos de ajo pueden mejorar el rendimiento atlético: El ajo fue una de las primeras sustancias utilizadas para mejorar el rendimiento ya que puede disminuir la fatiga provocada por el ejercicio.
  • Puede prolongar tu vida: Los efectos en la longevidad son básicamente imposibles de probar en los seres humanos.

Un diente de ajo al día, mantiene alejado al medico.

El ajo es un excelente microbicida, desinfectante, descongestionante y tonificador de la glándula pituitaria, eficaz en la secreción gástrica y rico en hierro, eficaz para combatir el veneno de la picadura de alimañas y los problemas circulatorios. El ajo, machacado o en zumo, posee una larga e interesante lista de efectos curativos para innumerables afecciones, por ejemplo:

• Riñones, vejiga: tomar  ajo en ayunas ayuda en casi todos los padecimientos de los riñones y vejiga.

• Pulmones y sistema respiratorio: tiene un efecto descongestionante poderoso, por lo que es de gran ayuda en casos de catarros, sinusitis, tos con flemas, exceso de flemas (provocadas por una alta toxicidad en el organismo).

 Sangre: purifica la sangre y refresca el aparato circulatorio.

• Arterias: disminuye la tensión arterial. Purifica, desintoxica y refresca su circulación.

 Hígado: Si el hígado no funciona bien todos los órganos y sistemas del cuerpo se alteran y por medio de señales el cuerpo nos avisa. Por lo tanto, si tienes boca amarga por las mañanas o exceso de lagañas, si tienes problemas en los ojos o bilis, si estás en constante tensión o irritabilidad (te enojas a menudo), si te duele frecuentemente la cabeza, podría ser un problema biliar. Puedes tomar un diente de ajo cada tercer día con un poco de zumo de limón.

• Sistema digestivo: corrige el estreñimiento y desinfecta de toxinas el sistema digestivo.

• Anemia: Fortalece las defensas, ya que estimula los jugos gástricos, resulta un buen aperitivo para despertar el hambre.

• Ezcema y herpes: unas gotas de zumo de ajo son indicadas en casos crónicos de ezcemas y herpes.

• Obesidad: la gordura realmente puede desaparecer si se sigue un régimen alimenticio nivelado en donde se incluyan dosis de ajo.

 Fatiga y sistema nervioso: constituye un poderoso auxiliar en casos de fatiga, agotamiento, melancolía, dolores de cabeza, sistema nervioso e insomnio.

 Ácido úrico: eficaz ayuda contra el ácido úrico, lo ataca aliviando y ayudando las molestias de las articulaciones y músculos, por lo cual lo hace una ayuda indicada en casos de reuma y gota ciática.

Contraindicaciones del Ajo

La toxicidad del ajo es muy escasa.

  • El uso del ajo en dosis elevadas, especialmente crudo o en extractos, está desaconsejado en casos de hemorragia, ya sea de causa traumática (heridas, accidentes, etc.) o menstrual (reglas abundantes). Debido a su acción anticoagulante, dosis altas de ajo pueden prolongar las hemorragias y dificultar los procesos de coagulación.
  • No es aconsejable la ingestión durante la lactancia, ya que los sulfóxidos pueden acceder a la leche materna y conferirle un sabor desagradable, pero no se conoce en detalle cómo afecta su ingesta en niños.
  • Debería evitarse en aquellos casos en que exista hiperclorhidria (acidez estomacal) así como en estómagos delicados.

 

El hecho de que el ajo pueda ayudar a combatir enfermedades infecciosas también es un factor a tener en cuenta, según  la situación o enfermedad,  si es algo de mayor importancia debe considerarse y consultar a su médico, sobre todo en personas mayores o con problemas en el sistema inmunitario.

 

VOLVER

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad